Oración A La Virgen De Piedraescrita (Luis Ramírez García)

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

AddThis

ORACIÓN A LA VIRGEN DE PIEDRAESCRITA 

 

Virgen Sagrada de Piedraescrita,

quiero pedirte por todos los niños de nuestro pueblo de Campanario, que han sido consagrados por el bautismo. Ellos pertenecen a Dios, son hijos de Dios, cuídalos como cuidaste de tu hijo Jesús. 

 

Patrona Excelsa,

cuida de nuestros adolescentes, están carentes de modelos, de patrones, andan buscando por caminos equivocados e imitando a cualquier necio que se pone a su lado. sé tú su modelo, su patrona. 

 

Madre de Amor,

deseosos de amor están nuestros jóvenes, buscando -a veces- más el placer inmediato, que la entrega generosa de sus vidas. Enséñales, oh señora, que el amor auténtico y verdadero es una vida entregada a los demás. 

 

Oye a tus hijos, Virgen Bendita, que glorias cantan en tu loor,

mira a las familias, mira a los matrimonios que un día fueron bendecidos en su amor y entrega, intercedes por ellos para que sus vidas, en el hogar, sean canto de alabanza a Dios. 

 

Eres, oh Madre, de Gracia Llena,

ten presente también a los adultos, que con el paso de la vida van perdiendo ilusión,  fuerza y sentido. Que no se sientan vacíos. madre,   llénalos de esperanza. 

 

Dulce Abogada del alma fiel,

protege con tu intercesión a todos los que de este pueblo se han dedicado por entero al anuncio del evangelio de tu hijo. Mantén firmes y fieles en sus compromisos a nuestros religiosos, religiosas y sacerdotes. 

 

Flor Perfumada de la Serena,

muchos de nuestros vecinos ya no están en la flor de la vida, son enfermos y ancianos. Cálmalos sus achaques y dificultades, házlos permanecer serenos en las debi1idades y descúbreles que sus vidas pueden perfumar de cariño a los que les rodean. 

 

Limpia Azucena de tu vergel,

por último, queda encomendarte a todos los difuntos, a todos los que estuvieron entre nosotros. Media por ellos, para que limpios de todos sus pecados puedan gozar de la vida eterna y encontrarse, junto a ti, gozando de Dios.