Poesía de Isabel López Blanco

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

AddThis

27 de abril

El veintisiete de abril

es un día de emoción

para el pueblo de Campanario,

porque traen a su Virgen a su pueblo a visitarnos.


Todo el pueblo la recibe

con fuegos artificiales, cohetes, tracas y vivas

y que contentos van todos

ante la Virgen María,

pues nos visita una vez,

una vez todos los años.


Pero ella está con nosotros

cuando estamos trabajando

y si nos ve ante el peligro

en seguida pone sus manos.


En seguida pone sus manos

y ella la vida nos salva

y, por eso, todo el pueblo

tiene que darle las gracias,

porque ella está con nosotros,

con paisanos, militares y,

por eso, todo el mundo

la llamamos Nuestra Madre.


La llamamos Nuestra Madre,

la Virgen de Piedraescrita y

también la Barranquera,

la que vela por nosotros

y por toda  España entera.


¡Viva la Virgen de Piedraescrita!


¡Viva la Barranquera!


¡Viva Nuestra Madre!

Isabel López Blanco